lunes, julio 09, 2018

Los caminos del exilio: un camino plagado de trampas, incluso para los periodistas

Organización RSF-fr-AFP-Armend Nimani.- Amenazas, intimidación, detenciones, la acusación, la denegación de permisos y entrevistas, convulsiones equipos, expulsiones ... Con motivo del Día Mundial de los Refugiados 20 de junio de, 2018, Reporteros sin Fronteras (RSF) denunció los obstáculos deliberadamente establecidos por los estados para obstaculizar la cobertura mediática de la crisis humanitaria más grave de principios del siglo XXI.
Nunca, él había imaginado que con su informe sobre un centro de recepción para inmigrantes en la región de Catania en Sicilia también terminaría en líos judiciales.
 Cuando el periodista de RepubblicaAlessandro Puglia, trae testimonios edificantes de refugiados que denuncian "ser tratados como animales", está convencido de que los hechos denunciados permitirán la apertura de una investigación.
 La justicia italiana ha aprovechado bien el caso. Pero es él, el periodista, quien se encontró perseguido por difamación. Él, que descubrió este centro donde se violaron los derechos básicos de los migrantes, que se vio insultado y amenazado en las redes sociales. Su juicio tendrá lugar en octubre de 2018. El más difícil, el más "" inaceptable " para Alessandro Puglia es enfrentarse a "una forma legal de intimidación" destinada a "disuadir a los periodistas de hacer su trabajo ".
En el sudeste de Francia, en las regiones fronterizas con Italia, los periodistas que cubren temas migratorios han aprendido a enfrentar otra "forma legal de intimidación". El de la policía "Este es el único tema en el que conocí tantas presiones", dice el fotógrafo Laurent Carré, quien tiene la oportunidad, sin embargo, como corresponsal regional de varios diarios, incluido Liberation, de informar periódicamente a la policía. El reportero no cuenta la cantidad de veces que tuvo que mostrar su tarjeta de prensa y afirmar su "derecho a fotografiar " a los refugiados en presencia de la policía en la vía pública", frente a la policía que le asegura lo contrario. A fines de enero de 2017, se encuentra maltratado y sofocado por gendarmes  que acaban de desembarcar en el granjero Cédric Herrou, procesado por el delito de solidaridad con los migrantes. En otra ocasión, un policía móvil que lo reconoce, le habla y le dice: "Sabe, señor, le aconsejo que deje de trabajar en estos temas, o puede tener problemas".
Detenido en un reportaje
La periodista estadounidense Spencer Wolff acaba de tener problemas durante varios meses cuando The Guardian publicó un documental sobre Cedric Herrou y los habitantes solidarios con los inmigrantes en el Valle de Roya, en la frontera franco-italiana, fue detenida a finales de junio 2017 y puesta en custodia por "24 horas y 55 minutos "por ayudar" al flujo de inmigrantes ilegales por el mismo policía que había filmado varias semanas antes, mientras seguía a sus interlocutores sobre el terreno. "Sabían muy bien que yo era periodista, pero me interrogaron para obtener información sobre Cédric Herrou".recuerda a Spencer Wolff.
 En la misma región, seis meses antes, Lisa Giachino, editora de la revista mensual L'âge de Faire, pasó casi 10 horas bajo custodia policial después de ser arrestada por la Policía de Fronteras (PAF), ella estaba informando sobre seis mineros de Eritrea. "Los policías ordenaron mi custodia sin cuestionar el hecho de que yo era periodista", dice en un editorial, antes de concluir: "la realidad es que cientos de soldados, gendarmes, policías y funcionarios de justicia se movilizan en los Alpes Marítimos para perseguir a los migrantes y reprimir a quienes los ayudan, o incluso a los que están interesados ​​en ellos".
Detrás de la meta oficial de desmantelar las redes de tráfico, "existe una clara voluntad de obstaculizar nuestro trabajo en el terreno" , confirma reportero independiente Raphaël Krafft, autor de muchos temas sobre los exiliados realizados en Ventimiglia, en la acuario o en pasos alpinos vecinos, y especialmente en la región del Briançon donde fue detenido a finales de 2017, con el periodista del diario suizo  Le Temps , Caroline Christinaz . "Pero no es solo la policía lo que nos impide trabajar. También estamos bloqueados por los municipios y los diversos servicios del Estado que no responden a nuestras solicitudes. En Francia como en Italia, señala, las solicitudes de entrevistas a los actores oficiales directamente involucrados en la gestión de migrantes o la autorización para acceder a los campamentos de refugiados nunca tienen éxito. El fenómeno no es nuevo. Ya en 2012, como parte de la campaña " Acceso abierto: ¡abre las puertas! ¡Tenemos derecho a saber! ", Reporteros sin Fronteras denunció la imposibilidad de que los periodistas trabajen en centros de detención en toda Europa.
"Nuestras sociedades no pueden prescindir de la cobertura periodística de las crisis migratorias, que ahora está en el centro del debate público en Europa y en otros lugares", dijo Christophe Deloire, secretario general de RSF. Informar sobre este tema no puede constituir una ofensa. ¿Por qué entonces arrestar y detener a periodistas, apoderarse de sus equipos o negarles el acceso a centros de detención y campos de refugiados? Los Estados tienen el deber y la responsabilidad de no obstaculizar el ejercicio del periodismo con el pretexto de argumentos de seguridad y de no promover una visión suavizada de una realidad a menudo trágica".

Investigaciones que revelan los derechos básicos que burlaron
Las investigaciones e informes sobre migrantes "apelan a las autoridades sobre la ilegalidad de sus prácticas. Delincuencia, falta de asistencia a la persona en peligro, negación de la minoría...", observa Raphael Krafft.
 Esta es también la declaración hecha por la periodista Claire Billet y el fotógrafo Olivier Jobard. Juntos cruzaron secretamente seis fronteras para documentar el exilio de cinco inmigrantes entre Kabul y París en 2013. Frente a la costa de Grecia, el barco en el que se encontraban fue abordado y devuelto a las aguas turcas después de han sido privados de su motor. "Si hubiéramos sido identificados como periodistas, nunca hubiéramos podido testificar que los guardacostas griegos practicaban la técnica ilegal de la represión colectiva", explican.
Descubiertos un poco más tarde en la frontera con Turquía, Claire Billet y Olivier Jobard finalmente serán arrestados, deportados, multados e inadmisibles durante dos años. Su expulsión ocurre en buenas condiciones.
 Como la situación en los medios en Turquía se ha deteriorado considerablemente después del intento de golpe de estado de julio de 2016, el periodista italiano Gabriele Del Grande vino a observar una huelga de hambre y ha estado detenido durante dos semanas, luego de haber sido arrestado durante un informe sobre refugiados en la frontera con Siria.
Controlar la información sobre una realidad indigna e inhumana
Fuera de Europa, la imagen es aún más oscura. En Agadez, en Níger, el cruce de inmigrantes de Guinea, Nigeria, Malí y Sudán, "el campo es inaccesible" incluso con una tarjeta de prensa, las puertas del centro de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) permanecen cerradas "Sabemos que hay miles de inmigrantes que viven allí en condiciones pésimas y apenas tienen suficiente para comer ", dice el director de radio KaoucenOusmane Oumarou.
En Libia, el temor es que los periodistas vayan a los centros de detención de migrantes anteriores, desde 2014, bajo el control de las milicias. Después de un largo proceso administrativo para obtener las autorizaciones necesarias, llegan a lugares donde "la realidad de lo que los migrantes sufren está visiblemente compuesta" y donde deben "filmar montajes específicos por orden de la milicia", atestigua un Periodista libio contactado por RSF, y quien, por razones de seguridad, debe permanecer en el anonimato. "Por miedo a las represalias", los periodistas corren.
 Filman o dejan de filmar por orden: en junio de 2015, es "obligado a interrumpir la entrevista de un migrante que lloraba mientras describía sus condiciones de detención inhumanas". El año pasado, observó impotente cómo los guardias usaban la fuerza para evitar que una mujer embarazada viniera a hablar con él.
El "gulag del Pacífico", agujeros negros de la información
Miles de personas detenidas en su viaje de exilio mueren lejos de los ojos, cámaras y micrófonos, en agujeros negros de información organizados por los propios Estados. Al imponer un tratamiento mar adentro de las solicitudes de asilo al haber externalizado sus centros de detención en las islas del Pacífico, Australia ha logrado imponer un verdadero muro de silencio acerca de lo que está sucediendo en lo que algunos han denominado la "gulags del Pacífico". Para impedir el acceso a la prisión puesta a disposición en Australia por la pequeña República de Nauru, la isla de la costa de Papua Nueva Guinea, en particular, un hecho especial la política de visados: Las tasas de solicitud de visa ascienden a 8000 euros y no son reembolsables, incluso en el caso de rechazo, que generalmente es el caso. Para limitar la atención de los medios, el gobierno de Nauru también ha encontrado una solución radical: bloquear el acceso a Facebook durante casi tres años.
En la isla de Manus de Papua, los solicitantes de asilo detenidos a petición de Australia todavía tienen acceso limitado y costoso a Internet. Esto es lo que permite al periodista Behrouz Boochani documentar desde 2014 la realidad y las consecuencias de la política de inmigración australiana. En principio, los periodistas son desterrados de la isla. Pero Behrouz Boochani tiene la distinción de ser él mismo un prisionero. Es desde el interior, que este periodista iraní kurdo cuenta en Twitter , Facebook y en la prensa anglosajona , la espantosa y "lenta agonía" de los refugiados "aterrorizados", víctimas de un "sistema de prisión sádica".
Documentando desde el interior, una actividad arriesgada
Informe desde el interior del maltrato o tortura y los abusos sufridos por los refugiados en centros de detención o campos en los que se apilan no está exenta de riesgos. El 24 de mayo, el periodista sirio Abdel Hafez al Houlani, originario de Homs y viviendo desde 2015 en el campo de refugiados Aarsal en el este de Líbano, fue arrestado y detenido y maltratado durante seis días. Durante el interrogatorio, cuando admitió a ser el director de la oficina de prensa de la Unión de sirios en defensa de los presos y el sitio web de noticias correspondiente Zaman Al Wasil, y que cubrió "todos los aspectos a los refugiados sirios en elEl campamento de Aarsal, como las incursiones del ejército libanés y sus frecuentes arrestos" los insultos se redoblaron. Finalmente liberado, ha sido convocado dos veces por las autoridades libanesas. Abdel Hafez al-Houlani sabe que lo están vigilando. Él tiene miedo hoy por su vida.
Dos periodistas birmanos, Minzayar Oo y Hkun Lat también temían lo peor en septiembre de 2017. Arrestados mientras cubrían la afluencia de varios cientos de miles de refugiados rohingya en la frontera de Bangladesh, se encontraron acusados ​​por las autoridades Bangladesh "divulgación de noticias falsas y espionaje". La sospecha contra ellos ha sido más fuerte porque los periodistas birmanos no están autorizados en principio por su propio estado para cruzar la frontera y menos pueden, incluso, cubrir los abusos que llevan a los Rohingya (exilio) a las carreteras del país. Más allá de las violaciones del derecho internacional humanitario que algunos estados intentan ocultar intimidando a los periodistas, también son sus opciones políticas las que son ignoradas y simplemente negadas.

No hay comentarios.: