Buscar en Mundo RED METROnet.

Un solitario agujero negro oculto en un cúmulo gigante de estrellas

El extraño comportamiento de una estrella revela la presencia de un solitario agujero negro oculto en un cúmulo gigante de estrellas
 ESO.- Utilizando el instrumento MUSE de ESO, instalado en el Very Large Telescope, en Chile, un equipo de astrónomos ha descubierto una estrella en el cúmulo NGC 3201 que se comporta de un modo muy extraño. Parece estar orbitando un agujero negro invisible con cerca de cuatro veces la masa del Sol. Se trataría del primer agujero negro con masa estelar inactivo de este tipo detectado en un cúmulo globular y el primero encontrado por la detección directa de su fuerza gravitacional. Este importante descubrimiento tiene una gran repercusión en nuestra comprensión de la formación de estos cúmulos de estrellas, agujeros negros y de los orígenes de eventos de ondas gravitacionales.

Imagen del Hubble del cúmulo globular de estrellas NGC 3201 

Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA
muestra la región central del rico cúmulo globular de estrellas
NGC 3201 en la constelación austral de la Vela.
Se ha descubierto una estrella que orbita a un agujero negro
con cuatro veces la masa de nuestro Sol.
La estrella se ha indicado con un círculo azul.
Crédito: ESA/NASA
Los cúmulos globulares de estrellas son enormes esferas de decenas de miles de estrellas que orbitan a la mayoría de las galaxias. Se encuentran entre los sistemas estelares más viejos conocidos en el universo y datan de momentos muy cercanos al comienzo del crecimiento y evolución de la galaxia. Actualmente se sabe que más de 150 pertenecen a la Vía Láctea.
Utilizando el instrumento MUSE, instalado en el Very Large Telescope de ESO, en Chile, se ha estudiado un cúmulo en particular, llamado NGC 3201 y situado en la constelación meridional de Vela. Un equipo dirigido por Benjamín Giesers (Universidad Georgia Augusta de Gotinga, Alemania) descubrió que una de las estrellas [1] de NGC 3201 se comporta de un modo muy extraño: se mueve hacia atrás y hacia delante a velocidades de varios cientos de miles de kilómetros por hora, con un patrón que se repite cada 167 días [2].
Benjamin Giesers estaba intrigado por el comportamiento de la estrella: "Orbitaba alrededor de algo totalmente invisible  que tenía una masa de más de cuatro veces la del Sol, ¡solo podía tratarse de un agujero negro! El primero de ellos encontrado en un cúmulo globular observando directamente su fuerza gravitacional".
La relación entre los agujeros negros y los cúmulos globulares es un asunto importante pero misterioso. Debido a sus enormes masas y a su gran edad, se cree que estos cúmulos han producido un gran número de agujeros negros de masa estelar, creados a medida que las estrellas masivas del cúmulo explotaban y colapsaban a lo largo de la extensa vida del cúmulo [3][4].
Esta imagen de amplio campo muestra el cielo que rodea
al cúmulo globular NGC 3201, en la constelación meridional
de Vela. En esta imagen, además del rico cúmulo, que
aparece en el centro, también vemos un gran número de
estrellas de la Vía Láctea junto con unas pocas galaxias mucho
más lejanas. Esta fotografía fue creada a partir de imágenes
que forman parte del sondeo Digitized Sky Survey 2.
Crédito:
Digitized Sky Survey 2. Acknowledgement: Davide De Martin
El instrumento MUSE de ESO proporciona a los astrónomos una capacidad única para medir los movimientos de miles de estrellas lejanas al mismo tiempo. Con este nuevo hallazgo, Giesers y su equipo han podido detectar, por primera vez, un agujero negro inactivo en el corazón de un cúmulo globular, uno que, actualmente, no está tragando materia y no está rodeado por un disco brillante de gas. Han podido estimar la masa del agujero negro masivo a través de los movimientos de una estrella capturada por su enorme fuerza gravitacional [5].
De las propiedades de la estrella observadas se ha determinado que tiene 0,8 veces la masa de nuestro Sol, y la masa de su misteriosa contraparte se ha calculado en alrededor de 4,36 veces masa del Sol, por lo que, seguramente, se trate de un agujero negro [6].
Las recientes detecciones de fuentes de radio y de rayos X en cúmulos globulares, así como la detección en 2016 de señales de ondas gravitacionales producidas por la fusión de dos agujeros negros de masa estelar, sugiere que estos agujeros negros, relativamente pequeños, puede ser más comunes de lo que se pensaba en cúmulos globulares.

La única mujer latinoamericana en llegar a la cima del Everest sin oxígeno artificial

Un camino que no fue fácil, un sueño de casi 20 años, dedos a punto de ser cortados, frustración y depresión por no lograrlo a la primera... Pero decidió no rendirse.

 Carla Pérez en la cima del Everest, el 23 de mayo de 2016. Cortesía de Carla Pérez

actualidad rt - Los 8.848 metros del Everest fueron alcanzados por la ecuatoriana Carla Pérez el 23 de mayo de 2016, a las 11:00 de la mañana (hora de Nepal).
Aunque ha pasado un año y ocho meses, su logro sigue siendo reconocido, porque hasta ahora es la única mujer latinoamericana en alcanzar la cima de ese coloso sin oxígeno embotellado.
A la fecha esta hazaña solo la han logrado siete mujeres de todo el mundoPérez fue la sexta; la séptima llegó el mismo día que ella, dos horas después. Desde entonces no se ha registrado ningún otro ascenso de alguna mujer sin oxígeno artificial.

Carla Pérez en el volcán Rucu Pichincha (4.784 metros), Ecuador, en mayo de 2015. / Cortesía de Carla Pérez

Hay una gran historia detrás del ascenso de Pérez, que fue plasmado en su documental 'Apología del Everest'. Un camino que no fue fácil, un sueño de casi 20 años, dedos a punto de ser cortados, frustración y depresión por no lograrlo a la primera y la joven montañista que decidió, sí, decidió, no rendirse.

Pasión inculcada por papá

Pérez tiene 35 años, que cumplió recién el pasado diciembre. El primer contacto con la montaña, que recuerda, lo tuvo a los cuatro años, cuando su padre la llevó, en un paseo familiar, al Pasochoa, un volcán extinto ubicado al sureste de Quito, capital ecuatoriana.

"Ahí jugando, siguiendo a las vacas en el pajonal, me parecía como un bosque; para mí se creó todo un mundo de ilusión donde jugar era perfecto, así como crear historias y correr, y simplemente me encantó", dijo en entrevista. Pero pronto se terminaron las excursiones familiares, con papá, mamá y su hermana —dos años mayor que ella— debido a que a su madre le afectaba mucho la altura.

"Aquí solo se aceptan hombres"

El retorno a las montañas se dio cuando tenía unos 12 años, luego de pedir con insistencia a su padre. Pero un año después, ya quería retos más grandes, que su progenitor no estaba en capacidad de alcanzar; pero le buscó una solución, la inscribió en un club de andinismo de la Escuela Politécnica Nacional (EPN), luego de ser rechazada en el Colegio San Gabriel de Quito: "Aquí solo se aceptan hombres".

Con el club de la EPN, al que también se sumó su hermana —que no duró mucho porque le afectaba el frío, y la altura—, aprendió a escalar en roca y en hielo, a usar los instrumentos en la montaña. Ahí se dio cuenta que aparte de gustarle mucho "me sentía fuerte, me iba bastante bien".

"Nunca voy a tener tiempo de ir a la montaña"

A los 16 años, Pérez vio el documental que presentó el montañista Iván Vallejo (58 años actualmente) sobre su ascenso al Everest sin oxígeno embotellado. Fue el primer ecuatoriano y segundo latinoamericano en hacerlo. "Cuando yo vi toda esa cosa dije: Algún día, de ley, tengo que hacer eso; tengo que subir esa montaña sin oxígeno". Para entonces, ya había visto otros audiovisuales del montañista sobre sus aventuras en El Himalaya, que despertaron su pasión.

Se fue a estudiar geoquímica a Francia, a los 18 años, con una beca del gobierno de ese país. Escogió hacerlo en Grenoble, "justo en el corazón de los alpes". Ahí aprendió nuevas técnicas de montañismo, "no es tan alto pero es difícil, aprendí a esquiar".
Carla Pérez en el Chimborazo (6.268 metros), Ecuador, febrero de 2016. / Cortesía de Carla Pérez

Tras seis años de estudio volvió a Ecuador y se había fijado como meta trabajar en investigación de volcanes, pero no encontró vacantes a las cuales postularse.
Concursó para un puesto en la petrolera Schlumberger y fue seleccionada; el día que fue a firmar el contrato leyó detenidamente el documento, y se encontró con que debía trabajar 20 días en la Amazonía y descansar 10 en Quito o, si el trabajo estaba muy complicado, trabajar los 30 días corridos sin descanso.
"Yo dije nunca voy a tener tiempo de ir a la montaña, en la Amazonía me voy a 'desaclimatar' y amo subir montañas (...), si me meto en una petrolera, voy a dejar mi sueño de lado". Fue así, con una breve reflexión, que decidió no firmar.

Carla Pérez en el Chimborazo (6.268 metros), Ecuador, febrero de 2016. / Cortesía de Carla Pérez

Pérez dejó su vida profesional de lado y avanzó en la búsqueda de cumplir el sueño que tenía entre ceja y ceja. Comenzó a trabajar como guía en las montañas del país para franceses, ganaba algo de dinero, pero no mucho. "Apenas tenía plata ahorrada, me iba a escalar a Perú, me iba a escalar a Bolivia, y así empecé a hacer un montón".
Entre esas escaladas, en enero de 2009 subió el Aconcagua, que con 6.962 metros, es el punto más alto de América, expedición que hizo con sus amigos Esteban Mena y Joshua Jarrín. Pero no lo hicieron por la ruta normal, que según ella es "súper fácil", sino por la pared sur, que tiene 3.000 metros de desnivel: "Yo casi me muero ahíporque nos equivocamos en la comida, no comí seis días, perdí 12 kilos, casi no salgo, pero al final salimos, escalamos".

Esa escalada generó un boom mediático en Ecuador. Fue entonces cuando Iván Vallejo, quien un año antes había culminado su proyecto de subir a los conocidos 14 Ochomiles (las 14 montañas más altas de la tierra, ubicadas en Asia), los contactó para formar un grupo de montañistas ecuatorianos, que fue denominado Somos Ecuador, para "escalar en las montañas alrededor del mundo".

"Te van a cortar los dedos si no bajas"

Agencia Digital...

Agencia Digital...

Importante.

Shell en Nigeria, el peligro ambiental y humano.

Nigeria: El gobierno debe detener la venta, por parte de Shell, de su negocio en el delta del Níger a menos que se protejan plenamente los d...