Buscar en Mundo RED METROnet.

¿Se pueden congelar los quesos?

Hay ciertos tipos de queso que sí admiten la congelación, aunque pueden perder parte de sus propiedades

EROSKI CONSUMER - Por MARTA CHAVARRÍAS.- En el debate sobre si los quesos se pueden congelar o no, algunos consideran que es una barbaridad y otros, que se pueden congelar sin que pierdan propiedades.

 La congelación tiene claras ventajas, como que prolonga la vida útil de los productos, ya que disminuye o inactiva la proliferación de microorganismos, y prevé enfermedades transmitidas por los alimentos, además de que reduce el desperdicio de comida.

 Si bien la mayoría de los alimentos se pueden congelar, el modo de hacerlo varía en función de sus características y propiedades.

 Es lo que le pasa al queso que, en función de la clase y tipología, deberán tenerse en cuenta distintas consideraciones. El artículo explica qué tipos de quesos admiten mejor la congelación y cuáles no y qué otras formas hay de conservar los quesos.

La congelación es un sistema de conservación de alimentos que consiste en aplicarles temperaturas por debajo de los 0 ºC, de forma que parte del agua que contienen se convierte en hielo.

 Cuanto más baja es la temperatura, menos idóneas son las condiciones en las que se multiplican los microorganismos, de manera que el producto casi no se altera.
 Al solidificarse el agua, se produce una desecación del alimento y, por tanto, se mejora la conservación.
 La temperatura de elección es de -18 ºC, nivel en el que la proliferación de bacterias es casi imposible. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que la temperatura de congelación no destruye los microorganismos, sino que detiene su crecimiento y desarrollo.
 Aunque algunos microorganismos patógenos puedan morir durante la congelación, otros pueden reanudar la actividad tan pronto como aumenta la temperatura.

Tras la refrigeración, la congelación es el tratamiento que menos modificaciones produce en los alimentos, ya que al descongelarse conservan las propiedades de los productos crudos. 

Hace poco, los expertos de la Agencia de Alimentos británica (FSA) aseguraban que "se puede congelar casi todo".
 Carne, pescado, verduras o frutas son algunos de los alimentos que más se congelan. 

Pero hay otros productos que es mejor no congelar, porque pierden gran parte de su textura original.

 Es el caso de los quesos que, si bien sí admiten la congelación, algunas formas es preferible no congelarlas.

Los quesos y la congelación

Aunque hay opiniones divergentes sobre si congelar o no el queso, ciertos tipos sí pueden congelarse para que no se estropeen, siempre y cuando se tenga en cuenta que al congelarlos puede perderse parte del aroma y sabor original.
 Pero desde el punto de vista de la seguridad alimentaria no hay problema.
 Aun así, en la congelación de los quesos deben atenderse dos premisas: la cantidad de agua y la cantidad de grasa.
Algunos tipos de queso sí pueden congelarse
aunque pierden parte del aroma y sabor originales
Los quesos muy cremosos, con un elevado contenido de grasa y agua, pierden textura al separarse los componentes, que se produce durante la congelación.
 Los curados son mucho más secos, es decir, tienen poco agua, aspecto que afecta a su textura una vez se descongelen, ya que se rompen y desmenuzan más.
 Estos dos tipos de queso es mejor no congelarlos.
 Tampoco conviene hacerlo con los quesos naturales y frescos porque, además de perder textura, también queda afectado su sabor.
 A pesar de que tienden a desmoronarse, siguen siendo aptos para el consumo.

Agencia Digital...

Agencia Digital...

Importante.

Una guía para conocer el conflicto de décadas en la República Democrática del Congo

Manifestantes se reúnen para denunciar el silencio de la comunidad internacional ante la crisis perpetua en el este de la República Democrát...