domingo, diciembre 21, 2014

La U.N. respalda apertura del San Juan de Dios

El rector de la U.N., Ignacio Mantilla, reiteró que todo
el capital humano y científico, de formación y conocimiento,
está disponible para apoyar al hospital.
Fotos: Víctor Holguín / Unimedios
El rector de la Universidad Nacional, Ignacio Mantilla, se mostró a la expectativa por la reapertura del Hospital San Juan de Dios, de Bogotá, y aseguró que la Universidad está interesada en cualquier propuesta que el Distrito tenga con respecto al funcionamiento de este centro médico.
Agencia de Noticias UN - El directivo precisó que para los médicos del claustro, el hospital es un símbolo muy importante y recordó que la Universidad ha sido encargada de adelantar un estudio para mirar el plan especial de manejo y protección.


Raúl Sastre, director científico del proyecto Hospital Universitario.
“Fue allí donde se desarrolló toda la historia de la medicina en Colombia, por eso queremos cooperar con el Distrito para que su reapertura, en caso de darse como se plantea, pueda ser exitosa y que la Universidad participe en la formación de estudiantes”, expresó el Rector.

Al respecto, agregó que se puede iniciar con el Materno Infantil, que opera actualmente en un 30% de su capacidad y que puede ser un complemento para el hospital universitario, pues en su primera fase no contará con esta área, ya que será dedicado a la atención del adulto.

Cabe destacar que la Universidad ha continuado su presencia en el Materno Infantil con profesores y estudiantes de pregrado y posgrado, lo que afirma que la institución no ha roto su relación con el complejo del San Juan.

“La Universidad cooperará y colaborara desde los intereses comunes que se puedan tener. Lo que no puede hacer es comprometer recursos, porque no los tenemos”, concluyó el profesor Mantilla.
El San Juan podría ser reabierto por etapas, con un edifico
que se pueda habilitar para prestar servicios ambulatorios,
de laboratorio y consulta externa.

En tal sentido, reiteró que todo el capital humano y científico, de formación y conocimiento, está disponible para apoyar al hospital.

Es de anotar que la Universidad trabaja desde hace un tiempo con el Distrito desarrollando el Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) desde las Facultades de Artes, Ciencias Económicas y Medicina, con el fin de observar hacia dónde se debe dirigir el futuro del hospital en cuanto a lo patrimonial, arquitectónico, médico, cultural y social.

El estudio, que fue contratado por el Ministerio de Cultura y la Dirección de Patrimonio  del Distrito, será entregado en febrero de 2015.

Por otra parte, Raúl Sastre, director científico del proyecto Hospital Universitario, expresó que la alianza de la Universidad y el hospital generó grandes adelantos de la medicina y que por esa razón esta unión debe persistir.

Ignacio Mantilla, Rector de la Universidad Nacional de Colombia.
“La institución ha sido la cuna de la medicina colombiana”, anotó el directivo, al recordar que el sabio Mutis, desde que llegó al país, estuvo vinculado al San Juan.

Ya en el ejercicio con la Universidad, en este centro se desarrollaron diversas técnicas quirúrgicas. La primera cirugía cardiaca por herida en el corazón, en 1910; el origen de la válvula Hakim, el desarrollo de las vacunas sintéticas del profesor Manuel Elkin Patarroyo, el programa de Madres Canguro, el primer trasplante renal en Colombia y las primeras revascularizaciones de extremidades amputadas, recordó el profesor Sastre.

Su cierre, además de ocasionar un gran problema laboral y educativo, al perderse el centro de prácticas para la U.N., también afectó la investigación y los proyectos que allí se adelantaban.

De igual manera, fue necesario distribuir sus pacientes entre la red distrital y la red privada de la ciudad, con lo cual se saturaron los sistemas de la red pública, sobrepasando sus índices de ocupación.
A pesar de llevar 15 años cerrado, en el 2013 aún figuraba
entre las primeras 10 instituciones abiertas de salud
del país con mayor producción científica.
 

El hospital contaba con más de 800 camas que junto al materno infantil podían sumar 1.000. En la actualidad, se prevé que con su reapertura contará con 500 camas.

La Universidad, a finales de los años 60, aportó al hospital un edifico llamado Torre Docente, el cual tiene de oficinas y un gran auditorio con capacidad de 200 sillas.

Es de destacar que a pesar de llevar 15 años cerrado, en el 2013, aún figuraba entre los primeros 10 centros abiertos de salud con mayor producción científica en el país.

El profesor y ex decano de la Facultad de Medicina de la U.N. también explicó que se han dado varios pasos para el futuro del San Juan de Dios. El primero fue su reconocimiento como entidad pública por el Consejo de Estado en 2005; luego, que la Corte Constitucional ordenara el pago de su deuda entre la Nación, el Departamento y el Distrito,  y el tercero, que fuera comprado por el Distrito Capital.

Edificios de tres momentos del hospital:
el de Enfermedades Tropicales (1939),
el Cuéllar Serrano Gómez (1950)
y el de Docentes de la U.N (1968).
Foto Raúl Sastre.
 
“Que el Hospital vuelva a pertenecer a Bogotá es importantísimo para su futuro”, destacó el profesor, al precisar que las grandes universidades del mundo tienen varios de estos centros y la U.N. también está en capacidad de desarrollar sus programas en diferentes hospitales.

Además, aseguró que el proyecto de reapertura del San Juan es de gran importancia, pues generará grandes avances en salud, educación y renovación urbana.

En sentido contrario, una  institución abandonada con 10 hectáreas de terreno en el centro de la ciudad se convertiría en epicentro de acciones delincuenciales, advirtió.

Según el profesor Sastre, al igual que el Hospital Universitario, el San Juan podría ser reabierto por etapas. Inicialmente, con un edificio que se pueda habilitar para prestar servicios ambulatorios, de laboratorio y consulta externa, que no impliquen grandes inversiones y un plazo de tiempo mayor.
Por:Fin/VMH/MLA




No hay comentarios.:

Publicar un comentario