miércoles, marzo 22, 2017

Mosul, en medio de la ofensiva contra el Estado Islámico

Con sus hogares totalmente destruidos, decenas de miles de familias no tienen más remedio que huir de la urbe iraquí.  

actualidad.rt.- Se estima que más de 270.000 civiles han tenido que abandonar sus hogares en Mosul, Irak, como resultado de la ofensiva de la coalición liderada por EE.UU., según datos de la Organización Internacional para las Migraciones.

Desde la ONU señalan también que muchos de los que han terminado en los campamentos de refugiados están traumatizados. El organismo atribuye ese daño psicológico a los estragos de la operación militar para recuperar la urbe de las garras del Estado Islámico.

Con sus hogares totalmente destruidos, a decenas de miles de familias no les queda más remedio que huir. "Fuego de artillería, morteros… Más fuego de artillería y más morteros.
 Nos han destruido. Aquí hay una pequeña niña de 3 años de edad. Su padre y su madre están muertos", cuenta Zinab, residente de Mosul.

Niños hacen fila para recibir raciones
 en el campo de Hammam al-Alil, al sur de Mosul
Reuters
Los rostros de niños afectados por el conflicto son parte de una historia que se repite en distintas partes de la ciudad. Una de ellos es Dua, de apenas 8 años, que se encuentra gravemente herida.
 Un iraquí la encontró ensangrentada en medio de la calle tras un bombardeo en el que murieron sus padres.

"En los últimos 12 días se han lazando muchísimos misiles. Los bombardeos son continuos. Hay decenas de casas dañadas; hay cientos de víctimas", fue el testimonio de Turky Ahmad, otro lugareño.

Las consecuencias de la batalla

Una niña iraquí desplazada
llora cerca de la localidad de Badush, al noreste de Mosul
Reuters
En la zona occidental de Mosul se da la principal batalla entre el Estado Islámico y el Ejército iraquí, que cuenta con el respaldo de la coalición internacional liderada por EE.UU. El bombardeo es constante y las consecuencias se pueden ver en cada esquina. 

La destrucción es tal que la principal ruta de abastecimiento de Mosul lleva cortada desde mediados de noviembre. Las ambulancias no pueden entrar a muchas de las zonas de la urbe, lo que hace que los rescates humanitarios sean más complicados.

Según cuenta Abu Ziad, un residente local, "usamos bicicletas porque las calles están bloqueadas. Vamos de un distrito a otro para abastecernos de alimentos. El Estado Islámico está quemando los coches y cortando las calles. Queman las casas". 

La lucha en Mosul contra el Estado Islámico comenzó en octubre del año pasado. La parte oriental de la ciudad pudo ser controlada por el Ejército iraquí tras 3 meses de combate.
 Ahora, el oeste de la urbe es testigo de continuos bombardeos, de muerte, de desolación y de desplazamientos. Es el alto costo que miles de ciudadanos están pagando por la liberación de Mosul.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario