Buscar en Mundo RED METROnet.

Opinión: Cuando los servicios secretos pierden los secretos

DW-Konstantin Klein.- Unas 200.000 computadoras fueron infectadas con el troyano “WannaCry”. La culpa no la tienen los programadores, sino los servicios secretos, que quería usar el fallo de seguridad para ellos, opina Konstantin Klein.



Como siempre que algo sale mal, también luego de la primera ola de ataques del troyano WannaCry se salió a la búsqueda de los responsables. Por un lado, ¿quién es el misterioso grupo Shadow Brokers, que accedió a dos herramientas de hackeo del servicio secreto estadounidense NSA y las hizo públicas en abril? Y ¿quién aprovechó esas herramientas y puso a circular WannaCry, para hacer dinero extorsionando a quienes de pronto vieron bloqueados sus datos?

Por otro lado, se trata de definir la responsabilidad de los sospechosos de siempre. Entre ellos se cuenta -desde hace años, e injustificadamente- Microsoft. Los tiempos en que Microsoft descuidaba la seguridad pertenecen al pasado: hoy, la firma distribuye periódicamente actualizaciones de seguridad para sus sistemas operativos Windows.

La falla de seguridad de la que se aprovechó WannaCry fue cerrada por Microsoft ya en marzo, un mes antes de la puesta en circulación de las herramientas de hackeo. Durante el ataque de los últimos dias, Microsoft puso a disposición incluso un parche para corregir errores en Windows XP, un sistema operativo viejo, que en realidad ya no es actualizado, es considerado inseguro y no debería usarse más.

El dilema de los administradores

Los parches y las actualizaciones hacen más seguras las computadoras. Pero, también las hacen más complicadas. Sofware desarrollado para un fin específico reacciona a menudo alérgicamente a cambios en el sistema operativo. Por eso, grandes grupos económicos prueban intensamente los parches y actualizaciones antes de aplicarlos en todas sus computadoras. Y por ello, los administradores de Deutsche Bahn, Renault y el National Health Service son también responsables de lo que ha sucedido. Justamente, por no haber aplicado a tiempo los parches.

Por qué la situación de la Antártida supone un peligro para la humanidad

actualidad.rt.- Durante mucho tiempo, los científicos no se preocuparon por la Antártida, pero una serie de acontecimientos en los últimos años ha puesto el foco de atención en la evolución del continente helado.

El glaciar Thwaites, ubicado en la Antártida Occidental, es tan remoto que tan solo 28 seres humanos han puesto sus pies sobre él. Sin embargo, posee una importancia vital para el planeta, destaca el escritor estadounidense Jeff Goodell en la revista 'Rolling Stone'.

Uno de esas personas afortunadas es Knut Christianson, glaciólogo de la Universidad de Washington (EE.UU.), quien ha estado allí en dos ocasiones para medir la topografía del lugar y la evolución de sus bordes y su textura.

Según describe el columnista, lo que hace Christianson allí es "mapear un futuro desastre global". "A medida que el planeta se calienta, determinar exactamente cómo de rápido se funde el hielo y se elevan los mares puede ser una de las cuestiones más importantes de nuestro tiempo", añade.


El motor del desastre

"Si va a haber una catástrofe climática, lo más probable es que comience en el Thwaites", vaticina Ian Howat, glaciólogo de Ohio. Lo alarmante en relación a esta masa de hielo -una de las más grandes del planeta- es que "en lugar de fundirse lentamente como un cubito de hielo un día de verano, es más como un castillo de naipes". Es decir, explica el periodista, "es estable hasta que lo empujan, tras lo cual, se derrumba". 

Agencia Digital...

Agencia Digital...

Importante.

Una guía para conocer el conflicto de décadas en la República Democrática del Congo

Manifestantes se reúnen para denunciar el silencio de la comunidad internacional ante la crisis perpetua en el este de la República Democrát...