lunes, agosto 12, 2019

Anatomía de una gaviota cósmica (Videos)

Tenue y colorida, esta fascinante colección de objetos se conoce como la nebulosa de la Gaviota, llamada así por su parecido con una gaviota en pleno vuelo.
 Compuesta de polvo, hidrógeno, helio y trazas de elementos más pesados, esta región es la cuna caliente y energética de nuevas estrellas. 
El nivel de detalle captado en esta imagen por el VLT Survey Telescope (VST) de ESO, revela los objetos astronómicos individuales que componen el ave celeste, así como las características más finas de su interior. Actualmente, el VST es uno de los telescopios de rastreo más grandes del mundo para observar el cielo en luz visible.




Los componentes principales de la Gaviota son tres grandes nubes de gas, siendo la más destacada Sharpless 2-296, que forma las "alas". Con una extensión de unos 100 años luz de un extremo del ala a otra, Sh2-296 está formada por brillante material y carriles de polvo oscuro en medio de brillantes estrellas. Es un bello ejemplo de una nebulosa de emisión, en este caso una región HII, lo cual indica la formación activa de estrellas, que se puede ver adornando esta imagen.
La radiación que emana de estas estrellas jóvenes es la que otorga a las nubes sus fantásticos colores y las hace tan llamativas, ya que ioniza el gas que las rodea, haciendo que brille. Esta radiación también es el principal factor que determina la forma de las nubes, ejerciendo presión sobre la materia del entorno y esculpiendo la caprichosa morfología que vemos. Puesto que cada nebulosa tiene una distribución única de estrellas y puede, como ésta, ser una composición de varias nubes, el resultado es que tienen una gran variedad de formas, disparando la imaginación de los astrónomos y evocando comparaciones con animales u objetos familiares.
Esta diversidad de formas se ejemplifica con el contraste entre Sh2-296 y Sh2-292. Esta última, que se encuentra justo debajo de las "alas", es una nube más compacta que forma la "cabeza" de la gaviota. Su característica más prominente es una estrella enorme, muy luminosa, llamada HD 53367 que es 20 veces más masiva que el Sol, y que vemos como el “ojo” de la gaviota. Sh2-292 es una nebulosa tanto de emisión como de reflexión; gran parte de su luz es emitida por el gas ionizado que rodea a sus estrellas nacientes, pero también se refleja una cantidad significativa de luz por parte de estrellas que están fuera de ella.
Las franjas oscuras que interrumpen la homogeneidad de las nubes y que les dan textura son carriles de polvo, caminos de material mucho más denso que esconden algunos de los gases luminosos tras ellos. Las nebulosas como esta tienen densidades de unos cientos de átomos por centímetro cúbico, mucho menos que los mejores vacíos artificiales que se obtienen en la Tierra. Sin embargo, las nebulosas son todavía mucho más densas que el gas que hay fuera de ellas, que tiene una densidad media de alrededor de 1 átomo por centímetro cúbico.
La Gaviota se encuentra en la frontera entre las constelaciones de Canis Major (el gran perro) y Monoceros (el unicornio), a una distancia de unos 3700 años luz, en un brazo de la Vía Láctea. Las galaxias espirales pueden contener miles de estas nubes y casi todas se concentran a lo largo de sus brazos curvados.
Varias nubes más pequeñas también se cuentan como parte de la nebulosa de la Gaviota, como Sh2-297, que es un pequeño añadido nudoso en la punta de "ala” superior de la gaviota, Sh2-292 y Sh2-295. Estos objetos se incluyen en el Catálogo Sharpless, una lista de más de 300 nubes de gas resplandeciente compilada por el astrónomo estadounidense Stewart Sharpless.
Esta imagen fue tomada con el telescopio VST (VLT Survey Telescope), actualmente uno de los telescopios de rastreo más grandes del mundo para estudiar el cielo en luz visible. El VST está diseñado para fotografiar grandes áreas del cielo de forma rápida y profunda.
¿Puedes encontrar la gaviota en esta foto? Retamos a nuestros lectores a dejar libre su imaginación y a dibujar el pájaro en la foto tal y como lo vean. Comparte tus fotos con el contorno del pájaro usando el hashtag #SpotTheSeagull. 
Este mapa muestra la ubicación de la cabeza de la Nebulosa de La Gaviota (en un círculo rojo) en la constelación de Monoceros (El Unicornio), no lejos de la estrella más brillante del cielo, Sirius. Esta región de formación estelar es parte de la Nebulosa de La Gaviota (IC 2177), de mayor tamaño, y se extiende hacia la frontera de su vecino Canis Major (El Can Mayor).
Casualmente, esta nebulosa se encuentra cerca en el cielo de la Nebulosa del Casco de  Thor (NGC 2359, marcada con un círculo naranja y con el logo ESO 50). Este inusual objeto fue el  ganador del recientemente celebrado concurso de ESO “Elige qué observará el VLT” (ann12060).
Crédito: ESO, IAU and Sky & Telescope
Visión de amplio campo de toda la Nebulosa de La Gaviota
Esta visión de amplio campo capta la evocadora y colorida región de formación estelar de la Nebulosa de La Gaviota, IC 2177, en los límites de las constelaciones de Monoceros (El Unicornio) y Canis Major (El Can Mayor).
 Esta imagen fue creada a partir de imágenes que forman parte del sondeo Digitized Sky Survey 2.
Crédito: ESO/Digitized Sky Survey 2. Acknowledgement: Davide De Martin
Este vídeo panorámico explora la colorida y tenue Sharpless 2-296. Esta nebulosa forma las "alas" de un área del cielo conocida como la nebulosa de la Gaviota (llamada así por su parecido con una gaviota en pleno vuelo).
 Este pájaro celeste contiene una fascinante mezcla de objetos astronómicos interesantes. Resplandecientes nubes se mezclan con oscuros carriles de polvo y estrellas brillantes.
 La nebulosa de la Gaviota (compuesta de polvo, hidrógeno, helio y trazas de elementos más pesados), es la cuna caliente y energética de nuevas estrellas.
Crédito: ESO, Risinger. Music: Astral Electronic.



Este vídeo de zoom empieza con una amplia visión de la Vía Láctea y luego se acerca a la colorida y tenue Sharpless 2-296.
 Esta nebulosa forma las "alas" de un área del cielo conocida como la nebulosa de la Gaviota (llamada así por su parecido con una gaviota en pleno vuelo). Este pájaro celeste contiene una fascinante mezcla de objetos astronómicos interesantes.
 Resplandecientes nubes se mezclan con oscuros carriles de polvo y estrellas brillantes. La nebulosa de la Gaviota (compuesta de polvo, hidrógeno, helio y trazas de elementos más pesados), es la cuna caliente y energética de nuevas estrellas.
Crédito: ESO, Risinger. Music: Astral Electronic.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario