Buscar en Mundo RED METROnet.

El calendario del fútbol femenino durante febrero

La FIFA ofrece un desglose del calendario de un mes repleto de enfrentamientos de alto riesgo.


2024 Torneo de la Concacaf Femenino Sub 17

1-11 Febrero

Las mejores selecciones femeninas Sub-17 de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe se enfrentarán para coronar a un campeón continental y determinar qué dos equipos representarán a la región en la Copa Mundial Femenina Sub-17, que se celebrará en República Dominicana a finales de este año. Por el momento, sólo el país anfitrión (también miembro de Concacaf) y Nueva Zelanda tienen garantizada una plaza en el torneo. Ocho selecciones se enfrentarán entonces en México, en el Campeonato Femenino Sub-17 de la Concacaf. Se dividirán en dos secciones, con México, Haití, Costa Rica y El Salvador en el Grupo A, y Estados Unidos, Canadá, Puerto Rico y Panamá en el Grupo B. Los dos mejores equipos de cada grupo avanzarán a las semifinales. , mientras que las dos finalistas reservarán un billete para el Mundial femenino Sub-17.

Clasificatorias de la CAF rumbo a la Copa Mundial Sub 17

2-10 Febrero

África también acogerá partidos de clasificación para el Mundial femenino Sub-17. El partido de ida de la segunda ronda se disputará los días 2 y 4 de febrero, y los partidos de vuelta están previstos para el 9 y 10 de febrero. Nigeria, uno de los dos equipos africanos que se han clasificado seis veces, así como las potencias tradicionales Camerún y Sudáfrica (dos apariciones cada uno), participarán. Las naciones que salgan victoriosas de estas eliminatorias a doble partido avanzarán a la tercera ronda. Los nombres de los tres clasificados para el Mundial no se conocerán hasta junio, cuando se celebre la cuarta y última ronda.

Clasificatorias rumbo a los Juegos Olímpicos de la OFC

7-19 febrero

Ocho selecciones albergan esperanzas de representar a Oceanía en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino de París 2024, pero sólo una logrará ese derecho: la ganadora del torneo de clasificación en Samoa. El grupo A está formado por Papua Nueva Guinea, las Islas Salomón, Fiji y Samoa Americana, mientras que el grupo B incluye a Nueva Zelanda, Tonga, Samoa y Vanuatu. Seguirán dos semifinales y una final, al final de las cuales el equipo vencedor podrá hacer las maletas rumbo a París.

Australia (antes de pasar a la AFC) y Nueva Zelanda son hasta el momento las únicas dos naciones de Oceanía que han protagonizado el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino.

Clasificatorias de la CAF para los Juegos Olímpicos

19-28 febrero

Sólo quedan dos rondas hasta que se determinen los dos representantes africanos en los Juegos Olímpicos de 2024. Si bien la identidad de esa pareja no se conocerá hasta la culminación de la cuarta ronda en abril, la tercera ronda en febrero ciertamente reducirá el campo, con cuatro emocionantes partidos de ida y vuelta en la agenda: Ghana-Zambia, Túnez-Marruecos, Camerún-Nigeria y Tanzania-Sudáfrica.

De estos ocho equipos, Ghana, Marruecos, Tanzania y Túnez nunca han competido en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino. Nigeria es el país que tiene más apariciones (tres), pero su última participación en unos Juegos se remonta a 2008.


Liga de las Naciones de la UEFA: etapa final

23-28 febrero

En el parón internacional de febrero, Europa designará a sus dos representantes para París 2024. El 23 de febrero, en las semifinales de la Liga de Naciones Femenina de la UEFA, España, campeona del mundo, se enfrentará a Holanda en Cádiz, mientras que Alemania viajará a Lyon para jugar contra Francia.

Los dos finalistas reservarán un lugar en el vuelo a París, y los eventuales ganadores levantarán el trofeo inaugural de la Liga de Naciones. Sin embargo, como Les Bleues ya se han clasificado para los Juegos Olímpicos como anfitriones, si Francia llega a la final, el partido por el tercer puesto el 28 de febrero determinará los segundos representantes de la UEFA en los Juegos. De los cuatro semifinalistas, sólo España nunca antes había participado en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino. Alemania, por su parte, consiguió la medalla de oro en Río 2016 y obtuvo el bronce en tres ocasiones más (2000, 2004, 2008).


Clasificación de la AFC a los Juegos Olímpicos

24-28 febrero

A finales de febrero, dos equipos asiáticos se unirán a Francia, Estados Unidos, Canadá, Brasil y Colombia en los Juegos Olímpicos, mediante encuentros a doble partido entre Uzbekistán y Australia (en Tashkent y Melbourne) y la RPD de Corea y Japón (en Pyongyang y Tokio).

A diferencia de los otros tres contendientes, las uzbekas nunca se han clasificado para los Juegos. China es el equipo asiático con mayor número de participaciones en Torneos Olímpicos (seis), pero fue eliminado en la ronda anterior.


Copa de Oro Femenina de la Concacaf

20 febrero-10 marzo

No se requieren clasificatorios olímpicos para los equipos de Concacaf y CONMEBOL en febrero, porque sus representantes (EE. UU., Canadá, Brasil y Colombia) ya fueron determinados a través del Campeonato Concacaf W 2022, el Play-off de Concacaf en 2023 y la Copa América Femenina 2022. Dicho esto, los equipos femeninos senior de estas dos regiones ciertamente agradecerán la oportunidad de jugar en un ensayo general para el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino, y tendrán esa oportunidad en la primera Copa Oro W de Concacaf.

Un total de 12 equipos participarán en este nuevo torneo: Estados Unidos, Canadá, México, Panamá y Costa Rica de la Concacaf, a los que se unirán los invitados de la CONMEBOL, Brasil, Colombia, Argentina y Paraguay. Tres equipos más de la Concacaf se incorporarán después de negociar los play-offs a partido único el 17 de febrero. Los tres vínculos en cuestión son Haití-Puerto Rico, El Salvador-Guatemala y Guyana-República Dominicana.

Todos los partidos de esta competición se jugarán en cuatro ciudades estadounidenses: San Diego, Carson, Houston y Los Ángeles.

Agujeros Negros. ¡Les seguimos la pista!

Cuando las estrellas masivas llegan al final de sus vidas, colapsan bajo su propia gravedad de una forma tan rápida que se produce una violenta explosión conocida como supernova. La comunidad astronómica cree que, tras la impactante explosión, lo que queda es el núcleo ultradenso o remanente compacto de la estrella. Dependiendo de lo masiva que sea la estrella, el remanente compacto será una estrella de neutrones (un objeto tan denso que una cucharadita de su material pesaría alrededor de un billón de kilogramos aquí en la Tierra) o un agujero negro (un objeto del que nada, ni siquiera la luz, puede escapar).

La comunidad astronómica había detectado muchas pistas de eventos pasados que arrojaban luz sobre esta cadena de acontecimientos, como el hallazgo de una estrella de neutrones dentro de la Nebulosa del Cangrejo, la nube de gas que quedó tras la explosión de una estrella hace casi mil años. Pero nunca antes habían visto este proceso en tiempo real, por lo que no se había podido obtener evidencia directa de que una supernova dejara un remanente compacto. "En nuestro trabajo, establecemos un vínculo directo", afirma Ping Chen, investigador del Instituto Weizmann de Ciencias (Israel) y autor principal de un estudio publicado hoy en la revista Nature y presentado en la 243ª reunión de la Sociedad Americana de Astronomía en Nueva Orleans (EE.UU.).


El golpe de suerte para los investigadores llegó en mayo de 2022, cuando el astrónomo aficionado sudafricano, Berto Monard, descubrió la supernova SN 2022jli en el brazo espiral de la cercana galaxia NGC 157, situada a 75 millones de años luz de distancia. Dos equipos distintos centraron su atención en las secuelas de esta explosión y descubrieron que tenía un comportamiento único.

Tras la explosión, el brillo de la mayoría de las supernovas simplemente se desvanece con el tiempo; la comunidad astronómica ve una disminución suave y gradual en la "curva de luz" de la explosión. Pero el comportamiento de SN 2022jli es muy peculiar: a medida que el brillo general disminuye, no lo hace suavemente, sino que oscila hacia arriba y hacia abajo cada 12 días más o menos. "En los datos de SN 2022jli vemos una secuencia repetitiva de brillo y desvanecimiento", declara Thomas Moore, estudiante de doctorado en la Universidad de Queen's de Belfast (Irlanda del Norte), quien dirigió un estudio de la supernova publicado a finales del año pasado en el Astrophysical Journal. "Esta es la primera vez que se han detectado oscilaciones periódicas repetidas, a lo largo de muchos ciclos, en una curva de luz de supernova", señaló Moore en su artículo.

Tanto el equipo de Moore como el de Chen creen que la presencia de más de una estrella en el sistema SN 2022jli podría explicar este comportamiento. De hecho, no es inusual que las estrellas masivas orbiten junto a una estrella compañera en lo que se conoce como un sistema binario, y la estrella que causó la SN 2022jli no ha sido una excepción. Lo destacable de este sistema, sin embargo, es que la estrella compañera parece haber sobrevivido a la muerte violenta de su pareja y los dos objetos, el remanente compacto y la compañera, probablemente siguieron orbitando entre sí.

Los datos recopilados por el equipo de Moore, que incluyeron observaciones con el telescopio NTT de ESO, ubicado en el desierto de Atacama (Chile), no les permitieron precisar exactamente cómo la interacción entre los dos objetos causó los altibajos en la curva de luz. Pero el equipo de Chen tenía observaciones adicionales. Encontraron las mismas fluctuaciones regulares en el brillo visible del sistema que el equipo de Moore había detectado, y también detectaron movimientos periódicos de gas hidrógeno y ráfagas de rayos gamma en el sistema. Sus observaciones fueron posibles gracias a una flota de instrumentos en tierra y en el espacio, incluido el instrumento X-shooter, instalado en el VLT de ESO, también ubicado en Chile.

Uniendo todas las pistas, en general los dos equipos están de acuerdo en que cuando la estrella compañera interactuó con el material emitido durante la explosión de la supernova, su atmósfera rica en hidrógeno se hinchó más de lo habitual. Luego, a medida que el objeto compacto que quedó después de la explosión cruzó la atmósfera de la compañera al orbitarse mutuamente, este a su vez robaría gas hidrógeno de la estrella, formando un disco caliente de materia a su alrededor. Este robo periódico de materia, o acreción, produjo una gran cantidad de energía que fue captada en las observaciones como cambios regulares de brillo.

A pesar de que los equipos no pudieron observar la luz proveniente del objeto compacto en sí, concluyeron que este robo de energía solo puede deberse a una estrella de neutrones invisible, o posiblemente a un agujero negro, que absorbe materia de la atmósfera hinchada de la estrella compañera. "Nuestra investigación es como resolver un rompecabezas reuniendo todas las piezas posibles", declara Chen. "Todas estas piezas alineadas conducen a la verdad".

Con la presencia confirmada de un agujero negro o una estrella de neutrones, todavía hay mucho que desentrañar sobre este enigmático sistema, incluida la naturaleza exacta del objeto compacto o qué final podría esperar a este sistema binario. Los telescopios de próxima generación, como el Extremely Large Telescope de ESO, programado para comenzar a operar a finales de esta década, ayudarán a desentrañar estos misterios, permitiendo a la comunidad astronómica revelar detalles sin precedentes de este sistema único.

Agencia Digital...

Agencia Digital...

Importante.

Sudamericano Femenino Sub 20 2024: cuándo es, grupos y dónde se juega

  FIFA .- Con la Selección Colombia ya clasificada por ser anfitriona del Mundial Sub 20, el Campeonato Sudamericano Femenino Sub 20 será un...