sábado, enero 10, 2015

Inédita importación de crudo ligero de EEUU para salvar demanda energética de México

© FLICKR- TRAKO ANTONIO
   La negociación con EEUU para una inédita importación de 100.000 barriles diarios de crudo ligero a las refinerías de Pemex, plantea interrogantes para México en el año de implementación de la apertura a la inversión privada que pone fin al monopolio petrolero estatal. 
Sputniknews - Víctor Flores García -   La iniciativa que volvería el reloj a los años 70, cuando México aún pudo importar petróleo estadounidense, fue impulsada en esta semana en Washington durante la reunión de los presidentes Enrique Peña y Barack Obama, y los embarques podrían comenzar en tres meses, según Pemex.
   Es una urgencia ante la dependencia crónica de la importación de gasolinas, primordialmente de EEUU, que obliga a México, décimo productor mundial de crudo, a importar el 50 por ciento de la gasolina que consume.

La estrategia
   El objetivo estratégico es mejorar el proceso de refinación en México, mediante la mezcla del crudo ligero —de fácil refinación- con el petróleo mexicano que es en su mayoría crudo pesado, es decir con mayor densidad e impurezas.

   El crudo importado de EEUU se destinaría a tres de las seis refinerías con que cuenta México configuradas para crudos ligeros, a cambio de la exportación de crudos mexicanos pesados, que serían procesados en las refinerías estadounidenses de alta conversión.

   El intercambio no representa un compromiso adicional de EEUU a comprar más de los 803.000 barriles diarios de crudo que Pemex exportó en promedio a EEUU el año pasado 2014, según la propuesta de la petrolera mexicana.

© Fotolia- marrakeshh
   Pemex está urgida de una mayor eficiencia logística y tiene tres razones para aferrase a su vecino: menores costos de transporte; uso preferente de transporte marítimo hacia México; y reducción del transporte terrestre en EEUU.

Una tabla de salvación
   Las importaciones desde EEUU compensarán además la caída en picada de la producción mexicana, que en 2014 reportó 180.000 b/d menos, con un pobre promedio anual de 2,34 millones b/d, un retroceso a niveles de los años 80.

   México exporta 40% de su producción, poco más de un millón de toneles diarios, de los cuales 80% van a EEUU; en cambio, la exportación de crudo está prohibida en EEUU desde la era del embargo petrolero de la OPEP de 1973.

   Pero Washington autoriza las ventas a algunos países como Canadá, con un modelo de intercambio similar al que necesita México desesperadamente.

   El despacho de buques con crudo estadounidense a México tendrá un impacto simbólico: ahora crece el reclamo de levantar la prohibición en EEUU de exportar su petróleo, país que en cinco años ha disparado su producción hacia su pico histórico alcanzado en los años 70.

   Las técnicas de explotación de rocas de esquisto en Texas y Dakota, dispararon la producción de EEUU en sólo seis años: de 5 a 9,3 millones de barriles diarios estimados por el gobierno para 2015.

© REUTERS- LUCY NICHOLSON
   El país vecino está cerca de lograr y superar su máximo histórico de 9,6 millones b/d de 1970, muy cerca de desplazar al mayor productor mundial, Arabia Saudita, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Adiós a la nueva refinería mexicana
   El plan ha sido revelado semanas después de que Peña renunció a construir una nueva refinería en México, por 10.000 millones de dólares, aprobada tras un tormentoso debate en el Congreso durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

   Peña dio marcha atrás: emprendió la reconfiguración de la refinería de Tula (centro del país) que culminará en 2018, con un costo de casi la mitad de una refinería nueva, 4.600 millones de dólares.

Así espera aumentar la producción de gasolina y diesel de 180.000 a 300.000 barriles diarios en la refinería de Tula, la segunda de las seis plantas mexicanas.

La nueva estrategia contempla invertir 20.000 millones de dólares en proyectos de refinación hasta 2018, centrado en reconfigurar tres de sus seis antiguas refinerías: Tula, Salamanca y Salina Cruz, adonde enviaría el crudo de EEUU.

Las interrogantes
   La importación cuestiona la ambiciosa reforma energética de Peña que por primera vez en 76 años rompe el monopolio estatal de Pemex y permite la inversión privada en su industria petrolera.

   Con la reforma, Peña espera elevar la producción mexicana a 3 millones barriles por día al final de su mandato en 2018, una meta que ya se ve cuesta arriba, en un caótico mercado mundial.

   El excanciller mexicano y académico de universidades de EEUU Jorge G. Castañeda considera que la novedad de las importaciones radica en dos factores que no existían en la matriz energética de ambos países.

   En primer lugar, en noviembre pasado, la "factura mexicana de compras externas de productos petrolíferos superó la de ventas foráneas de crudo, pero no parecía ser una tendencia que ameritara un cambio estratégico para el país".

En segundo lugar –prosigue- "se trata de un fenómeno inédito para EEUU, aunque previsto por algunos".

   "Con los niveles de producción actuales de shale oil (esquisto) en Texas y Dakota del Norte, Washington puede incluso cambiar la ley de 1973, y liberar la exportación de crudo a todos los países", pronostica Castañeda.

   Finalmente aparece un nubarrón: Peña confía en los seguros comprados en los mercados a futuro para que los ingresos petroleros previstos en el presupuesto en 2015 no sean afectados, pues la tercera parte del gasto público proviene de Pemex.

   Pero existen dudas sobre si esa cobertura garantiza el total del retroceso de los precios.

   Esta semana la brecha ya es de 39 dólares menos del precio estimado por el gobierno (79 dólares por barril), que por primera vez anunció recortes al gasto público si sus ingresos son afectados por el derrumbe de los precios.

   La pregunta de Castañeda es ¿qué proporción de las ventas anticipadas de Pemex para este año 2015 están cubiertas a 79 dólares el barril?

   "Un ex director de la empresa dice que todo; otro ha escrito que solo 57%, es toda la diferencia del mundo", advierte el investigador.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario