martes, mayo 26, 2015

Cada vez más inmigrantes desafían la peligrosa ruta de los Balcanes en su afán por llegar a Europa

Miles de personas, en su mayoría afganos, sirios y africanos cruzan a diario desde Grecia hacia Macedonia para transitar por los Balcanes rumbo al norte de Europa. Pero la mayoría son devueltos por la Policía fronteriza macedonia, o en algunos casos el viaje termina trágicamente.


En abril pasado, en territorio macedonio, un tren atropelló a un grupo de inmigrantes que se movilizaba de noche por las vías del tren por temor a ser descubiertos por la policía. "En ese accidente murieron 14 personas. En el grupo había unas 32 personas, ocho de ellas están ahora aquí (en un centro de inmigrantes)", comentó a RT Armin, un adolescente iraní de 12 años que lleva meses viajando para llegar hasta Europa.

Al igual que aquellos que intentan cruzar el mar Mediterráneo para llegar a Europa, un creciente número de migrantes que huyen de la guerra y la pobreza en África y Oriente Medio, están usando una ruta terrestre a través de Grecia, Macedonia y Serbia.

Sin embargo, los Gobiernos de los países que se encuentran en esta ruta de los Balcanes a veces cierran los ojos ante esta situación, o piden ayuda a la Unión Europea para hacer frente a esta crisis migratoria que se agudiza cada vez más.

"Ningún país, ni Grecia, ni Macedonia, ni Serbia pueden luchar con este problema porque les costaría una fortuna. No es de su interés detenerlos, porque entonces los deberían cuidar, llevar a un centro de acogida, alimentar. Lo que hacen es detener a algunos, el resto los dejan pasar o los deportan al último país del que llegaron", asegura el periodista Goran Adamovski.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario