domingo, febrero 25, 2018

¿Es posible visitar Venecia sin turistas? - Video

.“Los turistas destrozan a su paso lo que buscan”, escribió el autor alemán Hans-Magnus Enzensberger. Eso es aplicable a la Venecia actual. Pero un reportero de DW ha encontrado formas para esquivar a las multitudes.








"Prossima vernata Venezia Santa Lucia” anuncia el conductor de tren a través del altavoz unos minutos antes de llegar a Venecia. Miro por la ventana esperando que el tren cruce el Ponte della Libertà, que conecta las islas venecianas con tierra firme. Es una señal de que casi he llegado y de que al otro lado del puente me aguarda uno de los lugares más románticos e icónicos del mundo. Muchas personas dicen que es una ciudad sobrevalorada y masificada, pero para mí sigue siendo un destino en el que descubrir nuevos rincones y sentir la sensación mágica y romántica de la que tantos poetas hablan.

Del Palacio Ducal hasta vecindades más tranquilas
Venecia en verano está masificada. Cualquier turista que llegue en esa época lo sabe de antemano. Un paseo por la Piazza San Marco puede ser una pesadilla de turistas con cámaras y palos selfi para tomar instantáneas. Los canales están repletos de góndolas que pasean a parejas y turistas, en lo que parece más un atasco en hora punta que un paseo romántico y tranquilo. Conseguir reserva en un restaurante en los distritos de San Marco o San Polo puede llevar horas. No es de extrañar, ya que Venecia es una ciudad que atrae anualmente a más de 20 millones de personas que quieren visitar los mismos puntos de atracción turística.
En invierno se puede viajar más barato en las góndolas venecianas.

No quiero decir que no haya que viajar a Venecia en verano. Pero está bien conocer a qué lugares acudir durante los meses de estío. Y en qué estación del año se puede volver para visitar las atracciones principales. "Taxi acuático, ¿desea tomar un taxi acuático?”, anuncia un vendedor después de abandonar la estación de tren. Eso arroja una sombra sobre mi primera impresión veneciana. Tomo un mapa de la ciudad e intento averiguar cómo llegar a los barrios de Castello y Cannaregio, que quiero descubrir durante mi estancia en Venecia.

Evitar las multitudes
Castello y Cannaregio son los dos "sestieri”, es decir, los barrios más grandes de Venecia. Aquí se puede vivir el día a día de la ciudad: gente con bolsas de la compra de regreso a casa, niños que juegan al fútbol en una plaza y mujeres que tienden la ropa. Tendederos, una imagen que en San Marco es prácticamente imposible de encontrar. Los días en Castello y Cannaregio son tranquilos y pacíficos. Paso las sobremesas bebiendo vino junto a los canales o leyendo un libro en alguno de los muchos cafés.
El paseo en góndola es obligado para las parejas.


Si alguien desea pasar más tiempo en Venecia, es posible visitar las islas de Murano y Burano. Se llega hasta estas diminutas islas al norte de Cannaregio fácilmente con el vaporetto, es decir, el autobús acuático. Murano no es muy turístico y ofrece una pintoresca panorámica de calles coloridas y tiendas con encanto. En Burano se puede pasear con tranquilidad y visitar sus buenos restaurantes y sus agradables cafés.
Las noches venecianas son tranquilas para pasear.


Disfrutar como los venecianos
Para ver las atracciones principales de Venecia, lo mejor es ir en invierno. No hay filas, ni hordas de turistas ni vendedores por todas partes. Los precios tienden a ser algo más bajos y reservar una cena romántica en un restaurante de San Marco no es tan difícil. Incluso las autoridades municipales han lanzado el hashtag #enjoyrespectvenezia para animar a un turismo más consciente y respetuoso con Venecia y sus habitantes. Además, promueven la visita a la ciudad en la temporada baja.
Los barrios de Castello y Cannaregio son excelentes alternativas al turismo de masas.


San Marco, San Polo y Dorsoduro son fantásticos en esta época del año. Se pueden visitar las principales atracciones sin miedo a pisar al turista de al lado o quedar involuntariamente inmortalizado en la foto de otro visitante. Las bajas temperaturas y los días más cortos otorgan una especie de pasividad a la ciudad. Todo se mueve con más lentitud. El ambiente se relaja y en los locales de ocio reina la paz.
Vista de la Basílica de Santa Maria della Salute


No hay masas de turistas arrojándose cada mañana desde sus cruceros hasta el centro de la ciudad. El café matinal se convierte en un disfrute y no en una lucha para encontrar asiento en el bar. En la temporada baja también es posible sumergirse en la auténtica vida veneciana. En verano, los lugareños huyen de la ciudad, pero en invierno la disfrutan sin sentirse extraños en su propia casa. "Hace pocos años, éramos más de 170.000 habitantes”, me dice un veneciano mientras bebe una cerveza en un pub de la plaza de San Marco. "Ahora somos menos de 50.000”.

La vida en un palacio veneciano


La Unesco amenaza con incluir a Venecia en la lista roja de patrimonios de la humanidad amenazadas. Lo entiendo. Por supuesto que no hay que dejar de visitarla. Pero es necesario hacerlo de forma más flexible y más responsable. Eso nos puede ahorrar dinero y permitirnos una mirada más auténtica del lugar. Y, de paso, amortiguar los efectos indeseables del turismo de masas que no solo los autóctonos odian.

Autor: Juan Martínez (MS/ERS)


DIEZ RAZONES PODEROSAS PARA VISITAR VENECIA

Destino turístico muy popular

Cada año millones de turistas de todo el mundo llegan a Venecia en unos cruceros gigantescos. Esto ha llevado a una disputa con los vecinos de la ciudad, que consideran la presencia de estos barcos como un exceso. También hay preocupación por el impacto ambiental que tienen estas embarcaciones, lo que ha llevado a que se exija la construcción de puntos de atraque en otro lugar.
Autor: Eesha Kheny

No hay comentarios.: